La inspiración japonesa de Adeline Klam

Recuerdo con cariño un viaje que hice con mi madre hace unos cuantos años. Fuimos a Lyon a una feria de patchwork. Por entonces mi madre era la delegada en Valencia de la Asociación Española de Patchwork y no se perdía ninguno de los viajes que organizaba esta asociación para visitar las distintas ferias que se organizaban en Europa en torno al pachwork. En esta feria en concreto había un stand cuyo producto principal eran las telas japonesas. Me enamoré de inmediato por su colorido, su delicadeza y su personalidad. Más tarde descubrí los papeles japoneses, igual de bonitos que…