Barruntando cerámica.

Sabéis que soy una enamorada de la cerámica, y me encanta descubrir a gente nueva que la trabaje con sensibilidad y cariño. Este es el caso de Barruntando cerámica, el proyecto de un grupo de chicas de diferentes partes de España que trabajan la cerámica y hacen piezas funcionales con un toque diferente. Me gusta mucho el toque rústico que le dan a sus piezas y que se note que están hechos y decorados a mano. Su producto estrella son los cuencos para los ovillos o cuencos laneros, pero hacen otras cosas como figuras y miniaturas, cuencos con divertidas formas…

Un viaje de ida y vuelta al Hand Made Festival

El sábado por la mañana cogí el Euromed y me fui a Barcelona a ver el Hand Made Festival. Mi visita tenía dos objetivos, conocer la feria y saber si, en años sucesivos, puede ser el foro adecuado para mi trabajo. Mi primer objetivo lo cumplí en unas tres horas, y me quedé un poco decepcionada, la verdad. Esperaba ver más creatividad, más trabajo artesanal, menos venta. Si en Creativa la venta ocupaba un 100% de la feria, en el HMF ha sido un 75%, que no es poco. Como sabéis la feria estaba dividida en 4 áreas (Hilo, Papel, Cocina…

Marion Graux: la belleza de la cerámica

Los que tenemos una debilidad especial por la cerámica estamos de suerte, pues hace ya unos años que están surgiendo un montón de grandes artistas que hacen unos trabajos chulísimos. Como os conté en el post La nueva Cerámica, investigan texturas y colores para conseguir piezas realmente mágicas. Este es el caso de Marion Graux, que hace piezas de cerámica de una humilde belleza y una gran calidez. Me encanta. Puedes conocer mejor el trabajo de Marion Graux en su blog.

La nueva cerámica

Post publicado el 27/03/2013 en el blog antiguo y recuperado para el nuevo blog. Me suele gustar todo lo relacionado con la artesanía. Hay cosas que me interesan más, otras que menos y hay cosas que, pese a haber estado ahí siempre, yo las estoy descubriendo ahora. Esto es lo que me ha pasado con la cerámica. Hasta la fecha, el concepto que yo tenía de la cerámica era el de objetos sin mucha utilidad y no demasiado atractivos cuyo perfecto ejemplo es el jarrito para las flores que nuestra madre tiene en su casa. Bien, pues me alegra descubrir…