La Crisis, o cuando las vacas flacas se ponen de acuerdo para hacerte una visita.

Hace bastantes años vi una peli francesa que se llama “La Crisis”.  En la peli al prota lo abandonaba su mujer y al día siguiente lo despedían del trabajo. Pese a todo la película me gustó bastante por el mensaje tan positivo, porque el buen señor tenía su buen bajón, si, pero poco a poco se sobreponía y al final le daba la vuelta a la tortilla.

A mí no me han pasado cosas tan gordas, pero me han pasado muchas pequeñas sin parar. De ahí el porqué de mi gran silencio en el blog y en las redes sociales.

Desde que Daniel empezó la guarde no ha hecho más que coger un virus detrás del otro. Es lo más normal del mundo, pensaréis. Y si, puede que lo sea, pero el segundo virus fue una gastroenteritis aguda en la que Daniel perdió mucho peso y cuando a las dos semanas empezaba a estar mejor cogió una especie de gripe que le quitó por completo el hambre. Estuvo una semana entera sin comer casi nada. Se le notaban todos los huesitos, se quedó muy flojito. Lo pasé fatal, me asusté de verdad. Me recomendaron que se quedara en casa, así que eso hice.  Y claro con él aquí conmigo todo el día es imposible ponerse a hacer nada.

A la tercera semana de tenerlo en casa, mi madre se cayó y se rompió la cadera. La hospitalizaron sin una fecha concreta para la operación, así que al día siguiente Daniel fue a la guarde otra vez. Estuve dos semanas turnándome con mi hermana para estar en el hospital de día y de noche, creo que pocas veces me he sentido tan cansada en mi vida.

Mientras mi madre estuvo ingresada tuve dos entregas de trabajo muy, pero que muy duras, trabajo que saqué adelante las noches que no dormía en el hospital.

El día que le dieron el alta a mi madre Daniel se puso con fiebre alta, otro virus puñetero. Noches sin dormir, termómetros arriba y abajo… cuando dejó de tener fiebre nos trasladamos a casa de mi madre para poder cuidarla.

Y cuando pensaba ¿qué más me puede pasar?, caí yo, un catarro que me ha tenido sin fuerzas pero que no he tenido más remedio que sacarlas yo que sé de dónde para poder cuidarlos a los dos.

Y así entre unas cosas y otras ha pasado casi un mes y medio, tiempo en el que no he tenido cuerpo ni alma para ponerme de cara al ordenador ni para coger un pincel.

Cuando, con unas ojeras que me llegaban al suelo, iba a la farmacia a por algo, me decían, que siempre pasa lo mismo, que las vacas flacas nunca vienen solas y que hay que tener paciencia. Y pensaba, ¿paciencia?, no me queda otra.

Pero a ratitos me acordaba del prota de aquella peli, y de cómo de lo malo sacaba lo mejor y yo he intentado hacer algo parecido. Aunque no me ha salido tan bien y todavía estoy en ello. Al menos he aprendido que no hay que quejarse, ni compadecerse. Porque no se consigue nada y lo único que acabas es sintiéndote aún peor y pagándolo con los demás.

Las cosas pasan porque tienen que pasar, yo tenía la cabeza muy dispersa, en muchas cosas a la vez, quería tener tiempo para esto, tiempo para aquello y tiempo para lo de más allá y todo esto me ha hecho centrarme en el aquí y el ahora. Me ha costado porque no eran el aquí y el ahora que me apetecían, pero eran los que me tocaban así que me tenía que conformar. Ni huir de la situación, ni rechazar la situación, simplemente aceptarla y dejarla pasar.

Daniel ya está mucho mejor, pero todavía no está bien del todo, así que seguramente me lo quede hasta después de reyes para que empiece el año con fuerzas. Mi madre me sigue necesitando mucho, y yo empiezo a tener una nariz con la que respirar.

A lo que voy a tener que esperar un poquito más es a tener tiempo.

Pero creo que ya me voy acostumbrando 🙂

 

 

One Comment

  1. Cómo dice la canción: todo pasa y todo llega. Mucho ánimo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s